5 Posturas para practicar sexo anal sin dolor

posturas sexo anal

Los años en que el clásico misionero era la única forma de tener sexo con nuestra pareja sexual, afortunadamente, quedaron atrás. Ahora las mujeres podemos liberarnos de los complejos que han limitado nuestro placer y debemos pedir a nuestra pareja lo que necesitemos.

Una forma de afianzar nuestra relación y nuestra autoestima es experimentar nuevas opciones en el sexo. Olvídate de los miedos, del “esto no es para mí” o de “Yo soy muy clásica” y pásate al “Me merezco conocer todos los rincones de mi cuerpo y experimentar todas las formas de placer posibles”.

Quizá todavía no lo sabes pero la estimulación clitoriana te llevará al éxtasis total si ésta se realiza simultáneamente con la penetración anal ¿Alucinas? Pues espérate a probarlo en la cama.

Lo único que necesitas es olvidar los pequeños miedos que todas tenemos respecto al sexo anal y relajarte. Para conseguir una experiencia plena al iniciarte en el sexo anal, ten en cuenta que no todas las posiciones provocan la misma estimulación y que escoger algunas dependerá de nuestro nivel de experiencia.

No olvides que las paredes rectales se contraerán y ofrecerán resistencia, por lo tanto escoge las posturas que hagan que la penetración sea más fácil y orgánica. Y sobe todo, id poco a poco. Esto no se trata de una competición, sino de disfrutar de un camino lento y cálido con tu pareja, que te lleve a experimentar nuevas sensaciones. Si tienes dudas, échale un ojo a esta guía: http://www.comotenersexoanal.com/

 

A continuación, te proponemos cinco posturas que te ayudarán a iniciarte en el sexo anal sin la necesidad de sentir dolor alguno. Por supuesto, no olvides la importancia de la estimulación previa de la zona rectal y la lubricación a base de lubricantes de agua, que puedes adquirir en farmacias o en cualquier tienda erótica.

 

La cucharita: un abrazo muy sexy.

 

Seguro que has dormido muchas veces con tu pareja en la postura de la cuchara. Se trata de que el hombre permanezca acostado detrás de ti pegado, mientras ambos miráis hacia el mismo lado. Mantened las piernas juntas y recogidas encajando vuestros cuerpos de tal manera que se amolden perfectamente. Permaneced unos minutos así, acoplando vuestros cuerpos y acariciándoos suavemente.

 

¿Qué te va a gustar de esta posición?

 

Esta postura es la más suave y dulce de todas y permite a tu pareja que te acaricie mientras practicáis un sexo dulce y placentero ¡Atenta! Aquí es el hombre el que controla la dinámica del sexo, así que tú le tendrás que ir dando indicaciones sobre tus sensaciones y necesidades.

 

La vaquera: controla tu placer

 

Aquí se trata de que domines tú la situación. En esta postura el hombre se tumba boca arriba y tú te sientas sobre él, como si de una vaquera a horcajadas se tratara. Esta postura afianzará tu equilibrio sobre las rodillas y podrás esconder tus pies por debajo de las piernas de tu amante. Con esta postura puedes deslizarte ligeramente hacia adelante y apoyar tus manos sobre las sábanas, permitiendo así que tu clítoris se deslice una y otra vez sobre el hueso púbico de tu pareja.

 

¿Qué te va a gustar de esta posición?

 

Esta postura es realmente muy placentera para la mujer, ya que es más fácil que alcances el orgasmo ¡Y recuerda! En este caso eres tú la que controla la intensidad en cada momento.

 

La pierna arriba: subiendo la intensidad

 

Esta postura es sencilla y también bastante cómoda para los dos. Se trata de que  te tumbes boca arriba y tu pareja se arrodille frente a ti entre sus muslos. Levanta una pierna y la colócala sobre el hombro de tu chico. Esto le permitirá a él acceder fácilmente a la zona anal. Además, tu zona quedará perfectamente al alcance de tu pareja, permitiéndole con ella una estimulación constante.

 

¿Qué te va a gustar de esta posición?

 

Se trata de una penetración más vigorosa. Será él en este caso quien controle el ritmo de la relación, así que recuerda ir aconsejándole sobre tus necesidades.

 

El misionero: un clásico que nunca pasa de moda

 

El misionero también es una buena postura para practicar sexo anal. Se trata de que te tumbes boca arriba y tu pareja haga lo mismo, pero tumbando boca abajo sobre ti. Es la posición vaginal por excelencia, pero elevando ligeramente el trasero de la mujer, es perfecta para practicar el sexo anal.

 

¿Qué te va a gustar de esta posición?

 

Esta posición te permite poder mirar a los ojos a tu pareja y afianzar así la confianza y el deseo. En este caso el hombre quien controla la situación.

 

 

El perrito: nivel experta

 

Aquí se trata de que te coloques a cuatro patas y tu pareja se arrodille detrás tuyo. En este caso, el ano queda perfectamente expuesto, facilitando así la penetración. Se trata de una postura algo más agresiva, pero muy sexy.

 

¿Qué te va a gustar de esta posición?

 

Aquí no podrás ver a tu pareja y será él quien controla el momento del sexo, así que te tendrás que relajar y dejarte llevar por la excitación.

Si quieres saber más, no dudes en hacerte con la guía definitiva del sexo anal: http://www.comotenersexoanal.com/

Opt In Image
¿Te Gustaría Saber Como Hacer el Sexo Anal Delicioso?
Aprende a Disfrutar el sexo Más Exquisito y Placentero
About The Author

Sexxologa

Ana Perez, psicologa - sexóloga con más de 15 años de experiencia, ayuda a parejas a conseguir más placer y disfrutar de exquisitos orgasmos. Revela las mejores practicas para disfrutar el sexo anal, placentero y seguro >> www.comotenersexoanal.com